15 de octubre de 2013

Dies Irae (César Pérez Gellida)



Datos técnicos
Título: Dies Irae
Autor: César Pérez Gellida
Editorial: Suma
Primera edición: Octubre de 2.013

Sinopsis
La acción de este thriller negro con aroma histórico arranca donde termina Memento mori, en la peculiar ciudad italiana de Trieste.
El que fuera hogar de James Joyce es el primer escenario que sirve de inspiración para retomar la obra de Augusto Ledesma.
Hasta allí se trasladará Ramiro Sancho en su frenética persecución de un asesino en serie que parece haber acentuado su voracidad.
Entretanto, a no muchos kilómetros de allí, Armando Lopategui "Carapocha" recorrerá las calles de Belgrado junto a su hija con el propósito de reconciliarse con un pasado del que no logra despojarse. 
Además, experimentaremos fugaces viajes en el tiempo en los que descubriremos cómo se fraguó la relación entre Pílades y Orestes.
Tras el rotundo éxito de Memento mori, primera parte de la trilogía: Versos, canciones y trocitos de carne, César Pérez Gellida nos invita a explorar de nuevo los complejos laberintos que conforman la mente criminal desde los ojos de sus protagonistas. El inesperado desarrollo de los acontecimientos obligará al lector a pasar páginas en una ineludible búsqueda de respuestas.
Haciendo gala de un singular estilo cinematográfico aclamado por la crítica literaria, el autor nos envuelve en una trama adictiva, tejida a partir de un argumento sólido y pespunteado de música y poemas.


Autor
César Pérez Gellida nació en Valladolid en 1.974.
Es Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Valladolid y máster en Dirección Comercial y Marketing por la Cámara de Comercio de Valladolid. 
Ha desarrollado su carrera profesional en distintos puestos de dirección comercial, marketing y comunicación en empresas vinculadas con el mundo de las telecomunicaciones y la industria audiovisual hasta que en 2.011 decidió trasladarse con su familia a Madrid para dedicarse en exclusiva a su carrera de escritor.
Dies Irae es la segunda novela de la trilogía Versos, canciones y trocitos de carne, que se cerrará con Consummatum est, y que empezó con Memento mori.


¡¡¡ SPOILERS PARA QUIEN NO HAYA LEÍDO LA PRIMERA PARTE!!!


Argumento
Estamos Trieste, donde nos encontramos nuevamente con Au­gusto Ledesma, que ha elegido esta ciudad para continuar su macabra obra.
Cuando el inspector Ramiro Sancho tiene conocimiento de que el hombre que le obsesiona está allí, decide pedirse una excedencia para poder perseguirlo.
Por otro lado, Armando Lopategui se encuentra en Belgrado acompañado de su hija Erika, también psicóloga como él. Su objetivo es poner punto y final a un pasado que le atormenta: el que vivió como agente del KGB.

  • El miedo es la clave. Reconocer ese miedo rápidamente en cuanto lo tienes porque te va a salvar la vida y esconderlo adecuadamente para que no delate tu debilidad. Porque si cruzas tu mirada temerosa con la de ellos, con esa de las 200 yardas, la de aquel a quien todo le importa una mierda porque está convencido de lo inevitable de su muerte, cruzar esa mirada con ellos, insisto, y que huelan tu miedo puede ser tu último error. Por eso yo la bajo, no mantengo nunca una mirada desafiante, ni altiva, ni siquiera condescendiente o graciosa, no; hay que tratar de ser neutro. De salir de ese momento cuanto antes y vivo. No se puede dialogar con alguien que se cree muerto.
  • Había permanecido demasiado tiempo en barbecho, inactivo a la espera de encontrar el momento propicio para retomar mi obra o, mejor dicho, para imponer mi criterio por primera vez. Durante e día no hice otra cosa que alimentarme de la comida del Maestro. De primero Senderos de traición, repetí Senda; de segundo, Pequeño, con ración doble de Solo si me perdonas; y de postre atracón de Hellville Deluxe empañándome de Bujías para el dolor como colofón del banquete. Colmado de Bunbury, me preparé una anhelada jornada que lleva tiempo preparando.



Opinión personal
Hace aproximadamente un mes, me enteré de que César Pérez Gellida iba a presentar su segunda novela en Valladolid, en el Zero, uno de los lugares que aparecen en Memento Mori, y en el que eliott y yo habíamos estado un par de veces en nuestras vacaciones allí (fuimos a Pucela porque es la ciudad de mi chico, obviamente, pero de paso aproveché para hacerme "la ruta de Augusto Ledesma", como decidí bautizarla, y quedamos más que encantados).
Pues bien, a lo que iba. Le pregunté por privado la fecha y me dijo que quería hacerlo poco después de su salida a la venta. Con esta mala cabeza que tengo, calculé mal las fechas y pensé que el Pilar caía en viernes: teníamos un fantástico puente de tres días para disfrutar de la presentación del libro.
Pero con lo que yo no contaba es que César me pidiese mi dirección en ese momento para que la editorial me mandase el libro antes de salir a la venta (no estoy acostumbrada a eso y, salvo dos excepciones puntuales, jamás he tenido un libro impreso antes de su salida al mercado).
El día 2 de Octubre, cuando volví de trabajar "hecha unos zorros", muriéndome a chorros, eliott me dijo que tenía una sorpresa. Rompí el envoltorio, abrí el libro con el corazón en un puño y sí, allí había una maravillosa dedicatoria que consiguió emocionarme, porque aunaba mis dos grandes pasiones: los libros y mi Atleti.
Inmediatamente empecé a leerlo, pero la fiebre no me dejaba concentrarme, se me hacía un mundo, las letras me bailaban y no me enteraba de nada: ni recordaba quién era Augusto, ni Ramiro, ni Carapocha ni nadie.
Y tuve que dejarlo hasta estar un poco mejor: entre el sábado y el domingo lo devoré, porque es un libro de esos de los que una vez que los empiezas no puedes soltarlos hasta que nos los acabas. Sigo enferma, con una bronquitis impresionante, pero había prometido la reseña para ayer, y hoy tengo que hacerla sí o sí. Espero que entendáis que nunca estará a la altura del libro, porque ni estando en plena facultades sería capaz de conseguirlo. Por ese motivo tampoco he podido participar en la iniciativa de Laky en Twitter de #leemosjuntos (mil perdones desde aquí).
Como ya he dicho, Dies Irae es la segunda de las tres partes de Versos, canciones y trocitos de carne, una trilogía compuesta, además, por Memento mori y Consummatum est. En la reseña del primer libro, maldije en arameo y kswajili por lo de la trilogía, pero ahora entiendo, como bien dijo el autor en la entrada (no es nada premeditado ni responde a fórmulas comerciales... porque conocerlo va en detrimento de las ventas, no al revés) que este argumento no se puede resumir en un único libro, porque de hacerlo así nos perderíamos muchos detalles, mucha información y no comprenderíamos la mayor parte de la historia. Alguien puso un comentario diciendo que le sobraban páginas al anterior: no comparto en absoluto su opinión; cuando hayamos terminado Versos, canciones y trocitos de carne estoy segura de que al final se nos habrá hecho cortísimo.
Me sigue llamando la atención que el escritor sea "novato" en el oficio. Y lo digo por algo: no se lo he preguntado a él, aunque podía haberlo hecho, pero estoy convencida de que el autor escribió los tres libros seguidos, por la cercanía en el tiempo entre la terminación de las obras y su publicación. Y abordar una obra de tal envergadura siendo nuevo es digno de elogio.
El título, Dies Irae, proviene de un himno latino del siglo XIII, que podría traducirse por el "Día de la Ira".  E ira, y mucha, además de venganza, es lo que predomina en este libro.
La portada, con un varón de espaldas mirándose en un espejo cuya imagen se ve distorsionada, podemos interpretarla como la visión que tiene Augusto de su otro yo, Orestes.
Ambientada en Trieste y Belgrado como escenarios principales (aunque también aparecen otras localizaciones, como Nueva York), entre el 13 de Abril y el 20 de Mayo de 2.011 (la parte presente, aunque hay muchos episodios que se desarrollan en la década de los noventa), la novela está estructurada en un prólogo, 32 capítulos titulados (con frases extraídas de canciones del grupo Vetusta Morla) y Con Vivos, muertos, un epílogo que no es catalogado como tal, que es un artículo del diario "El País", pero que para mí lo es, porque gracias a él se cierra uno de los episodios fundamentales de la novela.
Además, hay un apéndice con la Banda Sonora, otro con el Poemario y una Nota del Autor. Las traducciones de las múltiples citas latinas o en otros idiomas utilizadas se encuentran, en este caso, a pie de página.
Estos capítulos, como las escenas y pasajes de que se componen, como vimos en la primera parte, están datados, tienen su correspondiente horario y, además de temporalmente, nos sitúa geográficamente poniendo también la localización exacta.
El prólogo, escrito por Jon Sistiaga, titulado La mirada de los 200 yardas, es espeluznante, de poner los pelos de punta.
La novela no está escrita, en este caso, por un narrador omnisciente como la anterior. Aquí tenemos por un lado una primera persona, un narrador personaje (Augusto Ledesma, lo que nos facilita meternos aún más en su cabeza) y la mayoría del libro en tercera cuasiomnisciente, siguiendo un orden cronológico discontinuo con múltiples saltos temporales (en los que vamos enterándonos de la relación entre Orestes y Pílades y como se conocieron, la vida de Armando como espía, así como el conflicto balcánico) con un estilo sencillo y directo, pero muy cuidado, con un lenguaje muy descriptivo, entre fotográfico y cinematográfico, plagado de citas.
La trama, muy sólida, está muy bien entretejida, uniendo a la perfección los tres hilos argumentales que componen la novela (Augusto y sus correrías en Italia, Armando y su hija en Belgrado y, por último, la persecución del asesino por Ramiro Sancho), que terminan convergiendo sin prisa pero sin pausa, hasta llegar a un final apoteósico.
Gracias a la mezcla de descripción y diálogo, al cambio constante de escenarios, personajes e incluso de espacios geotemporales, y al empleo de algún que otro flashforward, en el que nos adelanta que algo va a suceder pero cortándonos en ese momento, el ritmo es ágil y va en aumento conforme avanzamos en la lectura; además, la intriga se mantiene constante durante toda la novela, aumentando en algunos momentos con algunos giros narrativos espectaculares, y primero nos envuelve, después nos atrapa, hasta que nos absorbe totalmente.
Como en Memento mori, la tensión no es solamente física, es también psicológica, un juego mental ideado por la mente privilegiada y perversa de Augusto Ledesma y en el que sus oponentes son títeres que maneja a su antojo.
Los personajes principales, Ramiro, Augusto y Carapocha, muy bien perfilados; todos complejísimos, poliédricos, nunca sabemos cuál va a ser su reacción y su evolución es constante a lo largo de toda la obra. Ramiro Sancho, inspector de homicidios, está obsesionado con capturar a Augusto. Decide pedir una excedencia de dos años en el trabajo para poder perseguirle, porque para la Policía el caso está cerrado.
Augusto Ledesma es el asesino. Millonario, narcisista, sociópata y cultísimo (escribe poemas y, además, cuando da nombres falsos los escoge de libros;  en esta novela nos lo encontramos viviendo en el mismo lugar donde lo hizo el autor del Ulises). Como buen diletante, es un apasionado de la música, y sus canciones favoritas son la banda sonora del libro.
Armando Lopategui, Carapocha, ex agente del KGB y de la Stasi, es un psicólogo criminalista  experto en asesinos en serie. En esta novela es un personaje más importante que Ramiro y casi que el propio Augusto, y conocemos su vida como agente soviético.
Los escenarios y ambientes están tan magníficamente descritos y de forma tan pormenorizada, que su visualización es tan sencilla como si estuviéramos en la butaca de un cine: Trieste, Belgrado, la guerra de la antigua Yugoslavia... todo ello recreado de una forma completamente vívida.  
El desenlace, con unos cuantos giros narrativos inesperados, es, simplemente, soberbio. Me sorprendió de tal manera que pegué un grito y dije: "será ca...azo; guardaba un as en la manga, lo he tenido delante de mis narices todo el tiempo y no lo he visto venir". Decididamente, los cliffhangers son un arma letal en manos de Gellida. Reconozco que cuando me restaban unas sesenta páginas pensaba: "¿cómo va a ser capaz de cerrar este libro sin que se le escape de las manos con tantas cabos por atar"?. Pero lo consigue y de una forma magistral.
Todo no podía ser maravilloso. La novela tiene un "pero", grande, pero que, también, es uno de sus mayores aciertos. César Pérez Gellida enmarca gran parte de la novela en el contexto histórico de la guerra de los Balcanes. Se nota, con solamente leer tres páginas, que se ha documentado mucho (he de confesar que algunas veces miraba las fechas para ver si había sido tal día o tal otro) y que intenta que la Historia no se nos haga árida; pero para hablar de guerras hay que dar datos, fechas, nombres... y eso puede resultar en algunos momentos un poco "pesado". Aunque hay que tener en cuenta que si hubiese mantenido Valladolid como escenario principal, la historia hubiese resultado poco creíble, porque en nuestro país no son muy frecuentes, afortunadamente, los asesinos en serie.
Después de haber leído sus dos libros, vuelvo a hacer alusión a su comparación con Larsson y su trilogía Millenium. Entiendo que la editorial quiera hacerlo como reclamo, pero no tienen nada que ver. El sueco escribió una obra buenísima, que a mí me encantó, pero César Pérez Gellida no necesita que le comparen con nadie para triunfar.
Espero que poco a poco, editoriales, editores, escritores y lectores vayamos tomando conciencia de que en España se hace novela negra de muchísima calidad, y que muchos de nuestros autores de este género están a la altura, cuando no los superan (que es la mayor parte de las veces), de, por ejemplo, muchos nórdicos. ¿Alguien es capaz de decir, habiéndolos leído a ambos, que César no escribe mejor que la "señora" sueca cuyas obras se ambientan en Kiruna?. Porque, parafraseando al Maestro (al auténtico, al flaco de Jaén), "de ti para mí, no hay color".
Y, por último, una frase del libro que, con lo que está sucediendo últimamente en nuestro país y en algunos otros, debería hacer reflexionar a nuestros dirigentes:


  • Precisamente allí, me di cuenta de que no hay peor asesino en serie que aquel que se siente legitimado por una bandera.

Gracias al autor por haberme hecho llegar este ejemplar, con esta maravillosa dedicatoria:




A partir de mañana, 9 de Octubre, estará a la venta. Mientras, y para que no se os haga tan larga la espera, podéis visitar la web del autor y leer los dos primeros capítulos. Aunque no os lo recomiendo, porque deseareis con todas vuestras fuerzas que hoy ya sea mañana.



Valoración: 9,5

Leído el 6 de Octubre de 2.013




48 comentarios:

  1. ¡¡Que suerte!!!. No sabes la envidia que siento (no sé si verdaderamente es sana o no, jajaja). Espero no tardar demasiado en leer esta entrega, porque con la otra he quedado más que encantada. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Concha!
      Pues sí, la verdad que la suerte fue infinita y la alegría aún mayor.
      Si con "Memento mori" quedaste encantada, con ésta seguro que más, porque es aún mejor novela en cuanto a trama y personajes.
      Espero que la puedas disfrutar pronto.
      Besotes.

      Eliminar
  2. No he leído aún el primero y no lo descarto pero cuando baje los pendientes!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lesincele!
      Pues seguro que mientras baja tu lista de pendientes, estará el tercero, y así podrás leerlos del tirón y disfrutarlos más.
      Un besote.

      Eliminar
  3. Me espero a que concluya la trilogía que si sigue por este camino irá a parar a la lista de pendientes. El pero es importante y lo tendré en cuenta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Norah!
      Esta trilogía solamente puede ir por un camino: a mejor.
      Serás afortunada leyendo los tres seguidos; no tendrás que morderte las uñas para saber como acaba.
      Besotes.

      Eliminar
  4. No leí el primero y con la lista de pendientes que llevo "a cuestas" no será por ahora...
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carmen!
      Si me permites un consejo, anota los tres en tu lista de pendientes. No te vas a arrepentir.
      Besos.

      Eliminar
  5. ¿es impresionante?? no me digas eso...que me terminé el domingo Memento Mori y estoy deseando hacerme con un ejemplar!!! aiii!!! quiero ya uno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, guapa!
      Espero que ya lo tengas y que lo estés disfrutando muchísimo.
      Besotes.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Hola, Pedro!
      Estoy segura de que te va a encantar. Ya me contarás.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Preciosa dedicatoria. Memento me ha gustado mucho y esta parte caerá en breve. Por cierto me encanta la historia del libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, albanta!
      La verdad es que es imposible hacerla más bonita.
      La historia del libro es una maravilla y el autor va de menos (que ya era mucho) a más. Estoy convencida de que la tercera será aún mejor.
      Besotes.

      Eliminar
  8. Tengo muchas ganas de leer el primero ya que no hago más que ver buenas reseñas. Que bonita dedicatoria!
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Laura!
      Pues si esperas un poquito, seguro que puedes leerte los tres del tirón, porque no creo que la tercera tarde mucho en caer (creo en que en el primer trimestre de 2.014).
      Besotes.

      Eliminar
  9. Aún no he leído el primero, y vista tu reseña, voy a tener que hacerlo pronto, que dejas con unas ganas...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Margari!
      Es que el libro es impresionante.
      No dejes pasar esta trilogía, porque realmente es magistral.
      Besotes.

      Eliminar
  10. La verdad es que después de todo lo bueno leído sobre su anterior novela, ahora con ésta no dejas lugar a dudas y dan ganas de salir a por ellas pero ¡ya!

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Kayena!
      Imagino que ya las tendrás las dos en tu poder. Ya veré tus impresiones.
      Besotes.

      Eliminar
  11. Todavía tengo pendiente el primero en la estantería pero viendo tanto las impresiones de Memento mori que van saliendo como lo que te ha gustado este tengo que ponerme ya
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tatty!
      "Memento mori" me gustó mucho, pero éste aún más, porque es mucho mejor en todo, tanto en trama, que es mucho más compleja, como en personajes, que están aún mejor perfilados.
      Besotes.

      Eliminar
  12. A mí también me gusta César!! Nos dejas con muchas ganas de leer el segundo. Hoy sale a la venta. Ojalá arrase en las librerías. Una crítica genial para él.
    Por otro lado, me parece poco elegante por tu parte utilizar la descalificación hacia otra escritora (por poco que te guste), la cual fue como mínimo fuente de inspiración para Stieg Larsson (el que confesó haber devorado Aurora Boreal en una noche) Somos muchos los seguidores de Asa. Está claro que es una cuestión de gustos y no de quién lo hace mejor o peor. César lo hace muy bien, pero Asa… Asa es mucha Asa :)
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Noe!
      Siento mucho haberte ofendido, pero no es la primera vez ni será la última que yo de mi opinión sobre la literatura que hace esa "señora". Tu opinión, igual que la de todos sus seguidores, me parece muy respetable; pero creo que la mía también lo es.
      Tengo el mismo deseo que tú: que César ocupe el lugar que se merece y su libro sea un éxito.
      Besos.

      Eliminar
  13. He pasado un poco de puntillas porque tengo el primero pendiente y cada vez con más ganas. Tengo mucha novela negra pendiente y puede que tarde en llegarle el turno pero no pienso perderme la trilogía completa.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jara!
      Sabía que me arriesgaba poniendo lo de los spoilers, pero nadie se merece que le revienten un libro que no ha leído. Y siendo una segunda parte era necesario hacerlo.
      Como ya he dicho, en el primer trimestre del año que viene sale el tercero. Leerse la trilogía seguida debe ser una gozada.
      Besotes.

      Eliminar
  14. Por desgracia, prefiero que los asesinos en serie estén en las películas, en los libros me ponen un poco nerviosa. De todas formas, tendré en cuenta tu reseña. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marisa!
      Pues a mí me gustan en pelis, en series y en libros. ¡¡¡son mi perdición!!!
      Un besote.

      Eliminar
  15. Ando preparando la reseña de Memento mori y me muero de ganas de leer éste. Me das mucha envidia !!!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Manuela!
      Yo llevaba muriéndome de ganas desde marzo y ahora tendré que esperar otro montón de meses para saber el desenlace.
      Besotes.

      Eliminar
  16. Este y Memento Mori tienen muy buena pinta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      No es que tengan buena pinta, es que son ¡¡¡fabulosos!!!
      No dejéis de leerlos.
      Besotes.

      Eliminar
  17. Enorme tu reseña, pese a la fiebre y todo lo demás (a ponerse buena bien pronto!)

    Lo tengo ya por casa y será el próximo al que me lance, también fui de los afortunados que lo tuve en mis manos antes y dedicado. Con autores así es un lujo.

    Mira que me suelen costar a mi las series literarias, pero ésta es de las que terminaré sin duda. Sí me imaginaba cuando vi la sinopsis cierto cambio en el contexto (toda la guerra de los Balcanes y demás pintaba bastante distinto) pero la base fundamental, que es lo que nos atrapó a todos, sigue ahí. Me has metido aún más ganas de ponerme con ella, aunque casi no hacía falta: Estoy convencido de que la disfrutaré ;)

    Por cierto, respecto a la saga Millennium, te doy toda la razón. Absolutamente nada que ver.

    Un besazo, Montse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rober!
      Pues aquí sigo hecha un asquito, por eso tardé en contestar. Muchas gracias por tus buenos deseos.
      Esta serie, aunque con sus cliffhangers, nos deja con ganas de más. No es de las que podamos dejar a medias.
      Esperando con ansia el desenlace final, que imagino que será de infarto.
      Besotes.

      Eliminar
  18. Cuando he visto la palabra SPOILERS bien en grande, me he saltado al final de tu reseña: tengo el primer libro esperando y no era cuestión de enterarme de nada importante... Pero veo que le has puesto una notaza y eso me anima muchísimo a empezar y continuar esta saga de libros, aunque reconozco que este es un hecho que me genera ciertas reservas (¡viva los libros autoconclusivos!) 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tizire!
      Es lo menos que debo hacer: avisar de que puede haber cosas que pertenecen al primer libro.
      También soy de libros autoconclusivos, pero, entre nosotras, me pierden también los cliffhangers, no lo puedo remediar. Y Gellida es un maestro.
      Besotes.

      Eliminar
  19. Lo pintas de una manera que tendré que echarle un vistazo a la primera aunque recuerdo que si me intereso aunque no la leí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Fesaro!
      ¿No has leído "Memento mori"? Pues tienes delito. Venga, vamos, a leerte los dos, que en caso contrario te arrepentirás.
      Besotes.

      Eliminar
  20. Todo un detallazo el libro dedicado! Tengo muchas ganas de leer los libros de esta seria. A ver si consigo hacerme con el primero.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marga!
      La verdad es que sí, que ha tenido un detalle enorme con todos los que habíamos leído/reseñado el anterior (aunque me consta que otras personas también).
      Con el primero y con el segundo, porque de lo contrario, querrás matar al autor.
      Besotes.

      Eliminar
  21. No he leído "Memento mori", pero creo que lo haré pronto, porque me has enganchado con esta reseña. Parece que tenemos gustos muy similares en cuanto a lectura, así que... tienes una nueva seguidora! ;)
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, BlackRose!
      Me alegra tenerte aquí.
      Mis gustos son muy variados, aunque llevo todo el año leyendo casi en exclusividad novela negra/policíaca y thriller, que es lo que realmente me vuelve loca.
      Besotes.

      Eliminar
  22. ¡¡Un asesino ritual que mata en España y que escapa a Italia, qué magnífico!! No me lo pierdo. Esta saga es rompedora. Nunca se ha visto nada igual en nuestro país.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Yo no diría que es un asesino ritual: es simplemente un psicópata.
      Aunque tú no lo hayas visto, hay libros de este estilo buenísimos escritos por españoles.
      Besos.

      Eliminar
  23. Puff, si me quedé con ganas de leer Dies Irae tras terminar Memento Mori, ahora, tras leer tu espectacular reseña, tengo aún más ganas!
    Por cierto, menuda dedicatoria! Yo le auguro mucho éxito al autor, al menos talento tiene y, con un poco de suerte, lo descubrirá mucha gente.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Teresa!
      Además de augurárselo, como tú, también se lo deseo, porque es un pedazo de escritor.
      Es que terminar "Memento mori" y no tener los dos siguientes al lado es para morirse. Pero bueno, es lo que hay.
      Besotes.

      Eliminar
  24. NO he querido leer tu reseña hasta no tener redactada la mía, para no influirme. Y, como ya la he redactado, he venido corriendo a leerla y veo que coincidimos en todo. A mí también me ha gustado mucho, muchísimo y también reconozco que la parte referida al conflicto serbio-bosnio, aunque interesante, me ha gustado menos que la que se refiere a nuestro querido asesino en serie.
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Se que ya no viene a cuento comentar aquí. Pero lo acabo de terminar y buscando reseñas para compartir he encontrado la tuya.Pedazo de reseña Montse!!!!Además as clavado mi opinión. Un beso.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a mi blog y gracias por comentar. Pero si lo que quieres es promocionar el tuyo o tu novela, no publicaré tu comentario; para eso mejor que utilices un mail; tampoco si lo haces de manera anónima o si tus comentarios son irrespetuosos. Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...