6 de enero de 2013

Las leyes de la frontera (Javier Cercas)

Datos técnicos
Título: Las leyes de la frontera
Autor: Javier Cercas
Editorial: Mondadori
Primera edición: Septiembre de 2.012

Sinopsis
En el verano de 1978, cuando España no ha salido aún del franquismo y no termina de entrar en la democracia y las fronteras sociales y morales parecen más porosas que nunca, un adolescente llamado Ignacio Cañas conoce por casualidad al Zarco y a Tere, dos delincuentes de su edad, un encuentro que cambiará para siempre su vida. 
Treinta años más tarde, un escritor recibe el encargo de escribir un libro sobre el Zarco, convertido para entonces en un mito de la delincuencia juvenil de la Transición, pero lo que el escritor acaba encontrando no es la verdad concreta del Zarco, sino una verdad imprevista y universal, que nos atañe a todos. 
Así, a través de un relato que no concede un instante de tregua, escondiendo su extraordinaria complejidad bajo una superficie transparente, la novela se convierte en una apasionada pesquisa sobre los límites de nuestra libertad, sobre las motivaciones inescrutables de nuestros actos y sobre la naturaleza inasible de la verdad.

Autor
Javier Cercas nació en Ibahernando (Cáceres) en 1.962. Doctorado en Filología Hispánica, trabajó durante dos años en la Universidad de Illinois y en la actualidad es profesor de literatura española en la universidad de Gerona.
Su primera obra es el libro de relatos El móvil (1.987), la buena acogida por parte de la crítica causada por esta opera prima queda confirmada con las apariciones de las novelas El inquilino, (1.989), El vientre de la ballena (1.997) y Soldados de Salamina (2.001), su obra más popular traducida a más de veinte lenguas. Esta última, uno de los mayores éxitos de la literatura española de este siglo, fue llevada al cine por el realizador David Trueba en 2.003.
Como ensayista ha publicado un volumen de crítica titulado La obra literaria de Gonzalo Suárez (1.993), fruto de las investigaciones realizadas para su tesis doctoral presentada en la Universidad Autónoma de Barcelona en 1.991.
Es también colaborador habitual en el diario El País, y ha recopilado sus artículos en Una buena temporada (1.998), La verdad de Agamenón (2.006) y sus crónicas en Relatos reales (2.000).
En 2.009 publica Anatomía de un instante, novela que es considerada también ensayo, por el que obtiene el Premio Terenci Moix de Ensayo y el Premio Nacional de Narrativa.
Las leyes de la frontera es su última novela.


Argumento
Una editorial contrata a un escritor para que escriba un libro sobre el Zarco, un personaje que fue un mito de la delincuencia juvenil en los primeros años de la Transición española.
Para poder documentarse, debe entrevistarse con algunas de las personas que le conocieron: el Gafitas, un miembro de su banda;  un inspector de policía y el director de unas de las prisiones en las que estuvo.
¿Dónde acaba el personaje y empieza la persona? ¿Cuánto había de realidad y de ficción en la vida del Zarco?.

  • No: el Zarco vivía con la escoria de la escoria, en los albergues provisionales, en la frontera noreste de la ciudad. Y yo vivía a apenas doscientos metros de él: la diferencia es que él vivía del lado de allá de la frontera, justo al cruzar el parteaguas del parque de La Devesa y el río Ter, y yo del lado de acá, justo antes de cruzarlo. Mi casa estaba en la calle Caterina Albert, en lo que hoy es el barrio de La Devesa y entonces no era nada o casi nada, un montón de huertos y descampados en los que moría la ciudad; allí, diez años antes, a finales de los años sesenta, habían levantado un par de bloques aislados donde mis padres habían alquilado un piso. A su modo aquello también era un barrio de charnegos, aunque los que vivíamos allí no éramos tan pobres como solían ser los charnegos: la mayoría de las familias eran familias de funcionarios de clase media, como la mía —mi padre tenía un puesto subalterno en la Diputación—, familias que no eran de la ciudad pero que no se consideraban familias de charnegos y que en todo caso no querían saber nada de los charnegos auténticos o por lo menos de los charnegos pobres, los de Salt, Pont Major, Germans Sàbat y Vilarroja. Ni por supuesto de la gente que vivía en los albergues. 
  • Al principio, más o menos hasta el mes de agosto, nos dedicamos sobre todo a dar tirones y a robar casas y coches. Robar coches era tan fácil que los robábamos con cualquier excusa, a veces más de uno al día, no siempre porque los necesitábamos sino simplemente porque el coche nos gustaba y queríamos dar una vuelta con él, o para averiguar quién era el más rápido robándolos. Los más rápidos eran el Zarco y el Tío, que podían tardar menos de un minuto en abrir un coche y que por eso andaban siempre en grupos distintos. Yo aprendí en seguida a abrir coches, a arrancarlos y a conducirlos.
  • Porque tú vas a la escuela y nosotros no. Porque tú tienes familia y nosotros no. Porque tú tienes miedo y nosotros no. Y yo pregunté: ¿Vosotros no tenéis miedo? Y él contestó: Sí, pero tenemos un miedo que no es como el tuyo. Tú piensas en el miedo, y nosotros no. Tú tienes cosas que perder, y nosotros no. Esa es la diferencia.

Opinión personal
De este autor solamente había leído El viente de la ballena y Soldados de Salamina y, aunque me gustaron mucho, no me había vuelto a tener nada suyo entre mis manos.
Cuando vi Las leyes de la frontera, me llamó la atención su argumento, porque sabía que me iba a hacer rememorar una época pasada y revivir algunas cosas de mi adolescencia. Y como podréis ver por la nota, me ha dejado impactada. 
He leído en el suplemento cultural de un periódico de tirada nacional, que para los críticos este libro es uno de los diez imprescindibles del año 2.012. Por primera vez (y espero que no sirva de precedente), esos señores y yo estamos de acuerdo.
La portada, con esos tres adolescentes tirados en las escaleras, aunque parece antigua, bien podría ser una imagen tomada hoy en muchos lugares de España. 
El título proviene de una serie de televisión de aquellos años (de la que me acuerdo muy vagamente), que se llamaba La frontera azul (a la que se alude constantemente en la obra, porque Ignacio Cañas, el Gafitas, en el verano del 78, dejó de ser un niño de clase media y cruzó la frontera, como sus héroes de esa serie, y empezó a relacionarse con quinquis y se convirtió en un delincuente juvenil en toda regla; pero sus héroes luchaban por el bien y él se encontró con el mal).
Ambientada en Girona en un período que abarca más de 30 años (aunque lo fundamental se desarrolla en el verano de 1.978 y a finales del siglo XX y los inicios del XXI), la novela está estructurada en dos partes  tituladas Más allá y Más acá (divididas a su vez, cada una de ellas, en nueve capítulos) y un epílogo, La verdadera historia del Liang Shan Po.
Con un estilo natural y fluído (el propio autor ha dicho que si le sale demasiado"literaria" la reescribe), pero con una gran calidad estilística, la obra, escrita en tercera persona, con una narración poliédrica (porque conocemos la historia desde el punto de vista de Ignacio Cañas, un inspector de policía, Cuenca, y el director de la prisión de Girona, Eduardo Requena), siguiendo un orden cronológico discontinuo lleno de flashbacks, raccontos y algunos flashforwards, tiene una trama compacta, sólida y polisémica, muy bien trabada y sin ningún tipo de fisura. El ritmo es ágil, con una serie de giros imprevistos que no nos dejan soltar el libro. Además, es muy cinematográfico, podemos ver cada escena como la secuencia de una película.
Los personajes son todos redondos, con una evolución muy marcada a lo largo de la novela, mostrándonos sus dudas, sus miedos, sus ambigüedades, el sentimiento de culpabilidad y de lealtad; tanto ellos, como sus diálogos son muy creíbles. Tiene unos secundarios de lujo, casi tan importantes como los personajes principales, por lo que podríamos considerarla casi una novela coral; entre estos últimos me quedo con el de Tere, porque ella fue la desencadenante, más que el acoso, de que Cañas entrara en la basca y se convirtiera, durante tres meses, en un delincuente.
Aunque la obra está dedicada a una persona ficticia, el Zarco, no he podido evitar ponerle la cara del Vaquilla y del Torete, los protagonistas de las películas que yo veía cuando tenía los mismos años que el protagonista; aquí, en Getafe, también tuvimos uno casi igual de famoso que ellos; hoy es una persona reinsertada, que da clases de conducción temeraria a los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (no penséis, que ya os lo digo: el Pera); también, toda la lectura ha ido acompañada de una banda sonora: la música de Los Chichos y Los Chunguitos ha sonado en mi cabeza constantemente.
Las escenarios y ambientes magistralmente conseguidos, con unas descripciones muy precisas, desde las escenas de los delitos, con unas persecuciones que vivimos como si las estuviéramos sufriendo nosotros, o las del acoso escolar al Gafitas, que son de una crudeza espeluznante; no puedo dejar pasar las de Girona, que aunque yo no la conozca, imagino que las personas que sean de allí las disfrutarán doblemente.
El desenlace inesperado, lleno de giros literarios que desembocan en un final imprevisto y sorpresivo. 
Quiero hacer una reflexión, si me lo permitís: nadie se convierte en un mito si la sociedad y los medios de comunicación no contribuyen a ello. Y ni el Zarco, ni el Vaquilla, ni ninguno de los delincuentes juveniles que si hicieron famosos en esa época son ejemplos a seguir en ningún caso. No son héroes, son escoria, y deben pagar por todos y cada uno de los delitos que cometieron. Y como dice el Maestro: ellos que juraban comerse la vida, fue la vida y se los merendó.
En resumen, una novela redonda, en la que la trama, los personajes y la forma están al mismo nivel, y que pone de manifiesto que esa época en España no fue tan bonita como nos la quieren pintar (vale, de acuerdo, salíamos de una dictadura eterna y cualquier cosa era mejor), y que también tuvo sus zonas oscuras, porque,  como la vida en general, siempre hay luces y sombras.

  • Un libro es como un espejo y que no es uno el que lee los libros sino los libros los que lo leen a uno...


Valoración: 10

Leído el 5 de Enero de 2.013




Montse Martín



26 comentarios:

  1. Hola Montse, tanto tiempo !!!!!!!! Conseguiré este libro y lo leeré, me pareció muy interesante tu reseña. Solo he leido de Javier Cercas Soldados de Salamina, y me pareció muy interesante. Cuando lo lea te lo comentó. Un besito y Felices Reyes !!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Miranda!
      "Soldados de Salamina" es muy bueno, pero éste es magistral.
      Espero que pases por aquí a dejar tu opinión cuando lo termines.
      Besindios a miles.

      Eliminar
  2. No lo he leído, pero es que Cercas no me cae especialmente bien y le tengo un poco de manía. Además, lo único que he leído de él fue 'soldados de Salamina', que me decepcionó bastante. Todo el mundo habla muy bien de este libro, así que me lo pensaré.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Dorothy!
      Lo de las manías, en cuestión de literatura, hay que dejarlas aparte (salvo excepciones). Odio con todas mis fuerzas a la San Sebastián, pero escribe como los ángeles. Dále una oportunidad al libro.
      Besos.

      Eliminar
  3. ¡Qué buena reseña! No conocía esta novela pero desde luego me la llevo bien apuntada, que tiene una pinta buenísima.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Margari!
      Gracias, pero solamente conté lo que me transmitió, y fueron muchas cosas. Porque aunque soy un poquito más joven que el autor y el protagonista, yo también viví esa época.
      Besindios.

      Eliminar
  4. La temática no me llama mucho, pero caray, le has puesto un diez, así que no lo descarto del todo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Norah!
      No hagas caso de la sinopsis oficial, que jamás tienen parecido con la realidad.
      Si puedes y no tienes mucha acumulación, algo que dudo, házle un huequito.
      Besindios.

      Eliminar
  5. Lo tengo en el lector, a ver cuando le hago un hueco que con tu reseña me han entrado más ganas de cogerlo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Emma!
      Pues si lo tienes, ¡a por él!. Verás como no te arrepientes. Y si lo haces, vienes a pegarme la bronca :)))
      Besindios.

      Eliminar
  6. Otro para anotar en la lista de Quiero Leer pero es que creo que la culpable es Montse por hacer unas entradas tan llamativas... :)))

    La última frase me ha cautivado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, princesa!
      Pues sí. A lo mejor tú no lo disfrutas tanto como yo, por la diferencia generacional, porque todas esas cosas yo las viví.
      Besindios.

      Eliminar
  7. Notaza, más que nada por el 10 me decido aparte de que, como es evidente, me interesa mucho el perioo histórico pero vamos, que si das esa nota es porque estás segurísima de que no te equivocas :) Besos Montse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Yossi!
      Hay varios dieces en el blog, pero lo que más me ha sorprendido es que los críticos y yo estemos de acuerdo en algo.
      Me puedo equivocar, porque esa nota es por lo que el libro me ha transmitido. No a todos les va a llegar de la misma manera. A mí me ha impactado porque viví esa época.
      Besindios.

      Eliminar
  8. Sí que había leído muy buenas críticas. Algo tiene que tener para que guste tanto y genere reseñas tan entusiastas como ésta, sin duda.

    Aún no he leído nada de Cercas, quizá me plantee iniciarme con ésta :)

    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rober!
      Tiene que está muy bien escrito y que narra magistralmente el trasfondo de un período histórico del que apenas se habla, porque no todo fue bueno, también hubo cosas que no lo fueron tanto.
      Si te inicias con ésta, quedarás prendado de la forma de escribir de Cercas.
      Besindios.

      Eliminar
  9. Esta novela me llamó la atención desde le primer momento. De Cercas he leído (como casi todos) Soldados de Salamina y Anatomía de un instante y en las dos me ha gustado como estaban escritas.
    la historia que hoy nos traes me parece muy interesante como reflejo de una época y de un segmento muy concreto de nuestra sociedad. Yo también he recordado enseguida a El Vaquilla y una película del mismo tema que se titulaba Deprisa, deprisa, que en su momento me impresionó bastante.
    Tu estupenda reseña y tu valoración me han dejado con ganas de salir ya corriendo a por ella.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jara!
      Con "Anatomía de un instante" no me atreví, pero lo haré en breve.
      Pienso que es un libro que le puede gustar más a una generación que a otras, pero es muy bueno.
      Espero tu reseña.
      Besindios.

      Eliminar
  10. Vaya notaza!!!
    No lo conocía, lo tendré en cuenta para futuras lecturas, desde luego =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Shorby!
      No te lo pierdas, porque es muy muy bueno.
      Besindios.

      Eliminar
  11. No lo conocía pero ya no lo olvidare, que buena pinta tiene, con tu reseña me has animado muchísimo para conocer las obras de este autor.

    Tienes un premio en mi blog ¡besos!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Flashia!
      Me alegra que te haya gustado.
      Muchas gracias por acordarte de mí y de mi blog.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Me gusta la temática, me gusta tu nota de sobresaliente y no he leído nada de este autor así que apuntado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Fesaro!
      Esta novela la disfruta mucho más una persona que haya vivido esa época que alguien de 30 años.
      El autor es muy bueno. No dejes de leer "Soldados e Salamina", aunque hayas visto la película.
      Besindios.

      Eliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  14. Hola!
    Tu comentario lo he eliminado no porque me parezca mal tu opinión, que para nada, como todas es muy respetable. Lo he hecho por el spam.
    Estoy de acuerdo contigo que Cercas habla de algo muy concreto que parece que es general, pero yo he vivido las cosas que él cuenta en su novela, muchas, tal vez demasiadas.
    Y no creo que sea nada malo acercar esa parte de la realidad a las personas que no la vivieron.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a mi blog y gracias por comentar. Pero si lo que quieres es promocionar el tuyo o tu novela, no publicaré tu comentario; para eso mejor que utilices un mail; tampoco si lo haces de manera anónima o si tus comentarios son irrespetuosos. Un beso.