11 de julio de 2012

Epitafio de un asesino (Antonia J Corrales)


Datos técnicos
Título: Epitafio de un asesino
Autor: Antonia J. Corrales
Editorial: Titania Romántica
Primera edición: Mayo de 2.005

Sinopsis
Cuando está en la cima de su carrera como escritor de suspense, Abelardo Rueda se ve involucrado en una serie de asesinatos que siguen escrupulosamente la trama de su última obra, aún inédita y cuyo argumento solo conoce él.
Tras cada una de las muertes hay algo más que la barbarie de un asesino en serie; tras los anónimos, algo más que citas bíblicas. Los homicidios esconden un escalofriante secreto, una información a la que el escritor tuvo acceso tras sus investigaciones sobre Felipe II y El Real Monasterio de El Escorial. Esa información, junto a un secreto íntimo, que no puede desvelar, harán que su vida dé un giro vertiginoso y nefasto, sumergiéndole en un laberinto donde cualquiera pueden ser víctima o verdugo.
Una trama trepidante donde el lector se convierte en analista. Una partida de ajedrez literaria que termina con un jaque mate inesperado.
Cuando vio el cadáver del ama de llaves, Abelardo Rueda no pudo cambiar sus pensamientos...
Aquello era la versión real del primer asesinato de una de sus obras. De su última novela de suspense, cuyo argumento sólo conocía él y, en parte, su esposa. Tras la terrible visión del crimen, surgieron las sospechas, las dudas y el miedo. Aquel presentimiento nefasto, que le perseguía desde su cambio de residencia, volvió. El escritor temió que aquello sólo fuese el comienzo de una serie de asesinatos, la serie de homicidios que él había descrito en su obra. Pero tras ellos se escondía algo más que Abelardo aún ni tan siquiera sospechaba...
Adela, la muer de Abelardo Rueda, tomó dirección al Monasterio de El Escorial  sin imaginar lo que descubriría.
Aquella visita cambiaría su vida, su destino. Aquel descubrimiento le desvelaría no solo lo improcedente de su comportamiento, también el peligro que corría... 

Autor
Antonia J. Corrales, tras años ejerciendo su profesión (administración y dirección de empresas) decidió dedicarse de lleno a su pasión: el mundo de las letras y la escritura.
Desde entonces ha trabajado como correctora, columnista en periódicos locales, articulista en revistas culturales, entrevistadora en publicaciones científicas y jurado en certámenes literarios.
Es autora de las novelas Epitafio de un asesino (2005), La décima clave. El mensaje cifrado de Dios (2008) y En un rincón del alma (2011).
La levedad del ser ha sido publicada en 2012.


Opinión personal
Conocí a Antonia J. Corrales por una de las benditas casualidades que tiene la vida. La primera vez que compré en Amazon, lo hice porque quería su libro En un rincón del alma y El final del Ave Fénix de Marta Querol. Pero cuando lo fui a pasar a mi BQ Avant no pude, porque tenía DRM.
Como acababa de fichar por la editorial cuyo nombre me tengo prohibido pronunciar o escribir, le puse un correo preguntándole si ellos le habían quitado el DRM y me dijo que no, que lo sentía mucho.
Al final tuve que comprarme un Kindle (no solo por esos dos, por todos los que me gustaban, obviamente), pero encontré a una escritora maravillosa y a una persona aún mejor.
A lo que iba, que me voy por las ramas. Desde que empezamos a tener una relación más o menos estrecha, siempre me decía que mi novela suya iba a ser Epitafio de un asesino. Y yo, que no, que jamás un thriller iba a superar a “En un rincón del alma” para mí.
Después, a finales de mayo, durante la Feria del Libro de Madrid, la conocí personalmente; también a Juan Carlos, un amigo suyo, que también me habló maravillas del libro.
Pues me tengo que tragar mis palabras una por una, porque aunque esta última es mejor novela, por supuesto,  Epitafio de un asesino me ha tenido pegada a sus páginas y no he podido soltarla hasta que la he terminado.
Y solamente por eso y por todo lo que me ha hecho “sufrir”, la puntuación va a ser la máxima: un 10, una nota que nunca he dado a un thriller, porque pienso que estas obras son para un rato, que la huella que dejan es momentánea, pero me temo que éste no va a ser el caso: tardaré en olvidarme de una trama tan maquiavélica, diabólica y kafkiana.
El libro lo iba a sacar la editorial que tengo vetada en este blog, pero por problemas que ignoro, el libro no termina de salir a la venta. Afortunadamente, al final, a través de un amigo, he conseguido tenerlo en mis manos, porque ya no podía esperar más para leerlo.
Lo acabo de catalogar como un thriller y he de reconocer que estoy siendo injusta, porque en la novela aparecen todos los géneros, incluso algunas veces en menos de dos páginas, pero voy a quedarme con el que más predomina.
La portada, una persona escribiendo con la imagen del Monasterio de El Escorial al fondo, me parece, sencillamente, maravillosa, porque me ha recordado los cuadros renacentistas. Y no está puesta ahí gratuitamente: es parte fundamental de la novela.
Su título es el mismo que el de una novela que aparece en la narración y que es su eje principal, porque es en esa obra en la que se basan todos los asesinatos que se van cometiendo.
El tema fundamental de la novela es el de la ambición: todos y cada uno de los personajes adolecen de este pecado capital (unos de sabiduría, otros de poder, otros de dinero, otros de estatus social….).
Estructurada en capítulos, como si de partes se tratase, a su vez divididos en subcapítulos, siguiendo un orden cronológico lineal, está ambientada en Madrid, aunque también algunas escenas se desarrollan en Ibiza y Santander, durante los últimos años del siglo XX (excepto el prólogo, que sucede en 1.968).
Escrita en tercera persona, con un narrador omnisciente, la trama está muy bien hilvanada, con una historia, como he dicho anteriormente, no sólo maquiavélica, sino también kafkiana: en un lugar de la novela se dice, más o menos, que los hombres somos peones de una partida que están jugando Dios y Luzbel; y los lectores, mientras leemos, somos peones en manos de la autora, porque va jugando con nosotros de una manera deliberada, haciéndonos creer lo que quiere que creamos y llevándonos por el camino que quiere que recorramos.
Las historias son varias, pero no paralelas, si no continuas, y consta también de diversas subtramas, todas muy bien enlazadas con la principal.
La intriga sobre la que se sustenta esa trama es tan ingeniosa, que sabemos que el asesino es uno de los personajes que conocemos, porque la autora se preocupa de ir dándonos algunas pistas, pero no podemos descartar a ninguno, porque las coincidencias nos llevan a ir culpabilizando a uno o a otro según el momento.
El círculo de sospechosos es tan reducido que me ha recordado a las típicas obras de detectives de “habitación cerrada”, pero en un espacio abierto.
Con un estilo directo y fluido, muy cuidado,  con la prosa exquisita propia de la autora, en la que se pone de manifiesto, además de su amplio dominio del vocabulario, su vasta cultura en muchísimas materias (desde la clásica a la renacentista, pasando por la teológica y la artística, algo que no puede ser solo fruto de una ardua labor documental, porque las palabras no fluirían de la manera que lo hacen, se notaría que salen forzadas), el ritmo es ágil, a veces trepidante, y te engancha desde sus primeras páginas, manteniéndonos atrapados mediante multitud de giros inesperados.
Los personajes están magníficamente caracterizados y algunos de ellos, como Adelardo, Adela y Arturo, son completamente redondos. Hacía tiempo que no veía una descripción de la degradación física y mental de una persona tan impresionante y tan auténtica; pero lo mismo podría decir de la ambición, de la avaricia o del egoísmo.
Los espacios y ambientes están perfectamente descritos, pero, sin dudarlo un instante, me quedo con las escenas del hospital psiquiátrico.
Y hay algo que me ha sorprendido muchísimo: aunque en el libro hay varios asesinatos, no hay apenas escenas violentas.  El thriller es más psicológico y mental que físico, casi me atrevería a decir que claustrofóbico, porque vivir con algunos personajes sus episodios de locura es espeluznante, por lo real y lo vívido.
El desenlace es el cierre del círculo que se abre con el prólogo. Como he mencionado, todo el libro está lleno de giros inesperados, algunos podríamos catalogarlos como casi cliffhangers, y cuando quedan poco menos de cien páginas, ya sabemos quién es el asesino.  Y podemos pensar, como me pasó a mí, ¿y ahora que va a hacer para mantener mi atención durante lo que me resta por leer? ¿Cómo va a ser capaz de enlazar todas las subtramas que han ido apareciendo a lo largo de la novela sin que se deje ningún fleco?.
Pues no solo lo hace, si no que según avanzamos en la lectura, nos vamos sorprendiendo cada vez un poco más, con giros cada vez más imprevistos, hasta que llegamos a un final absolutamente impactante.
Antonia J Corrales ha conseguido con Epitafio de un asesino una novela totalmente redonda, en la que tienen cabida todos los géneros literarios y que la elevan a la categoría no solo una de nuestras grandes novelistas contemporáneask sino también de una autora polifacética, que es capaz de emocionarnos con En un rincón del alma y de tenernos el corazón encogido en la obra de la que trata esta entrada.

Leído el 11 de Julio de 2.012

Valoración: 10

19 comentarios:

  1. Ufff, buen post. Tiene buena pinta tal y como lo describes. Lo anoto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marian!
      No dejes de leerlo, porque no es bueno, es buenísimo.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Me encantó En un rincón del alma, ya veo que estoy tardando en leerme este, además el género me encanta!!Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marilú!
      "En un rincón del alma" es diferente. Pero aquí demuestra Antonia que sirve para escribir cualquier tipo de género y que todo lo hace igual de bien.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Es imposible resistirse a esa reseña! Voy a buscarlo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Laky!
      Muchas gracias. Es un libro muy bueno.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Una pinta estupenda, a buscarlo!
    Un placer volverte a leer
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Muchas gracias.
      No dejes de leerlo.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  5. Este sí parece para mí, Montse.
    Me alegra leerte, te tenía perdida la pista.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mientras!
      Me tenías perdida la pista tú y hasta yo ;), pero ya me encontré.
      Creo que éste sí es de los tuyos.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  6. Gracias, Montse, me has dejado sin palabras. Ya sabes lo mucho que trabajé para que esta obra llegara a ver la luz. No puedo decir más que lo que tú has dicho. Sabía que te gustaría mucho, sé que a los amantes del Thriller les encantará, porque es un Thriller en toda regla. Como buena lectora, porque eres una gran lectora, y no lo digo por mi reseña, has ahondado en la trama a la perfección. Me llena de orgullo saber que he conseguido lo que me proponía al escribirla. Nunca lo tuve fácil, pero jamás desistí y ahora sólo por esto, por los lectores como tú, merece la pena todo, todo Montse. Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que no me duelen prendas y en la reseña no lo podía poner, pero aquí, en el comentario sí: me la tengo que envainar y decir que tenías razón, que esta era la novela que más me iba a impactar, aunque la mía siempre será "En un rincón del alma".
      Un beso enorme (o miles) y GRACIAS POR SER COMO ERES. TE QUIERO UN MONTÓN.

      Eliminar
  7. Yo también tuve la suerte de conocer a Montse el mismo dia que conocí a Antonia, y entre los dos le incentivamos a que empezará a leer ya Epitafio de un Asesino. Veo que nuestra recomendación fue buena y Montse supo sacarle todo el jugo a esta grandisima novela de intriga, suspense, romanticismo, erotismo y otra enorme tanda de variedades literarias.Enhorabuena Montse has plasmado con tus comentarios una GRANDISIMA reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      El Juan Carlos del que hablo eres tú. Antonia me había hablado de su libro, pero lo tuyo era auténtica devoción hacia Epitafio...
      Grandísima novela es poco. Estoy segura que la editorial la sacará en papel inmediatamente después de hacerlo en digital.
      Un beso enorme y muchísimas gracias.

      Eliminar
  8. Magnifica reseña, Montse, y nos lo pones tan interesante que es difícil sustraerse a querer leerla. Felicidades por hacer esta estupenda reseña y como no, felicidades a la autora; Antonia J. Corrales, por escribir una novela tan magnifica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Frank!
      Muchas gracias, aunque no está como las demás (de aquellas andaba yo flotando por el espacio sideral, jajaja!).
      El libro es el mejor de Antonia para mi gusto, aunque mi novela de ella siempre será "En un rincón del alma".
      Besos.

      Eliminar
  9. Tendré que hacer click en Amazom y... para mi kindle

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Házlo, porque no te vas a arrepentir.
      Besos.

      Eliminar
  10. Hola Montse: Te he hecho caso y he leído este impresionante libro de Antonia. Coincido en todo con tu análisis, me tuvo varios días comiendome las uñas. Impresionantes los personajes,la trama, la investigación que seguramente ella ha realizado sobre psiquiatría, religión, libros antiguos etc. Excelente. Un pequeño defecto: en algún momento se me hizo un poquitín pesada, pero luego se ponía interesante otra vez. En esta si coincidimos, bella. Besitosssss

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a mi blog y gracias por comentar. Pero si lo que quieres es promocionar el tuyo o tu novela, no publicaré tu comentario; para eso mejor que utilices un mail; tampoco si lo haces de manera anónima o si tus comentarios son irrespetuosos. Un beso.